Posteado por: elmundodelacalidad | octubre 7, 2009

EL CAMBIO DE PARADIGMAS EN EL LIDERAZGO PARA OBTENER ÉXITO CON UN SISTEMA DE GESTIÓN DE CALIDAD

Imagen 1 

Introducción

 Implementar un sistema de gestión de la calidad involucra implantar una nueva cultura organizacional orientada a hacer las cosas bien, con orientación hacia los clientes y con un estilo de gestión caracterizado por el control y optimización de los procesos, muy especialmente de aquellos más críticos para los resultados del negocio.

De ahí que se diga que este tipo de sistemas requiere aplicar una estrategia top – down, en que los líderes formales ( gerentes , jefaturas) y los informales, pasan a jugar un rol vital para generar los cambios. Significa entonces que los líderes deben apoyar y comprometerse a fondo con el sistema de calidad, propiciando un clima laboral y un ambiente de trabajo centrado en las personas, que permita generar un terreno apto para la siembra.

Estudios internacionales  que se han realizado respecto a los impactos de la norma ISO 9000 y otros modelos de calidad, muestran que la falta de un liderazgo apropiado influye notablemente en el éxito y los resultados  del sistema de gestión de calidad.

 Imagen 2

Cambio de paradigmas

El testimonio que deben dar los líderes para impulsar y fortalecer el sistema de gestión de calidad, se debe caracterizar por los siguientes aspectos :

-         Transformarse desde un gestor de negocios( lo tradicional) a un gestor y líder empresarial.

-         Olvidarse de conseguir beneficios sólo en el corto plazo y apostar por beneficios más sólidos y duraderos, que se consiguen el mediano y largo plazo.

-         Impulsar una gestión centrada en las personas, que permitan habilitar a éstos para que puedan hacer aportes significativos en términos de calidad, productividad y costos. Esto pasa por erradicar las malas prácticas de confrontación con los empleados y/o por la indiferente o  muy baja preocupación por el desarrollo de sus competencias, habilidades y destrezas.

-         Pasar de un sistema en que las decisiones y estrategias son debatidas sólo en un círculo íntimo entre gerentes y jefaturas, a un ambiente de colaboración e  integración con el resto de los trabajadores, abriendo canales expeditos para su efectiva colaboración, con la debida información y transparencia pertinente.

-         Eliminar la práctica de realizar compras basadas sólo en los menores costos, con proveedores esporádicos, numerosos y mutantes .Por el contrario, es necesario que los proveedores sean socios estratégicos, reducidos y focalizados en un horizonte de largo plazo, con planes de mejora y beneficios mutuos.

-         No sólo considerar en las decisiones la intuición y la experiencia, sino que tomar decisiones mediante datos objetivos generados por el sistema de gestión de calidad., mediante indicadores claves de desempeño para los procesos críticos e influyentes en el negocio.

-         Promover un sistema de reconocimiento explícito y concreto al personal, basado en medición de estándares y procesos.

-         Fortalecer los valores de respeto, confianza, honestidad , transparencia y responsabilidad, primacía de la verdad, justicia y equidad, búsqueda del bien común.

-         Impulsar el trabajo en equipo, en todas las áreas y procesos, eliminando a los llaneros solitarios , patrones de fundo , repúblicas independientes y voluntades individuales.

-         Y por último, ser coherente y consecuente con los principios de calidad, la política de calidad, sus procedimientos, instructivos y registros. Esto requiere claridad conceptual y evitar la tentación de hacer excepciones, que sólo debilitan el alcance e impacto del sistema de gestión de calidad.

 Imagen 4

Conclusiones

 No basta con certificarse en la norma ISO 9000 para llegar a la meta. Por el contrario, ese hito es el primer peldaño en el camino de la excelencia y si queremos que nuestra empresa esté en las ligas mayores, será trascendente desarrollar un liderazgo continuo, perseverante y coherente para fortalecer la cultura de calidad en la organización. Esto no se logra sólo  con empeño , poder, mucha transpiración y una formación académica especial.

Es necesario actitud, coraje, compromiso, visión de mediano /largo plazo , el genuino interés por las personas y  un decidido accionar que combine tecnologías duras, blandas, valores y fuertes convicciones.

Les invito a que complementen estos conceptos , con las orientaciones que encontrarán en el video adjunto sobre Liderazgo

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 34 seguidores

%d personas les gusta esto: